RESPIRO UN LARGO CAMINO. PROBABLEMENTE RESPIRE

BY MILAN KRAJNC
PHOTO: MIROSLAV PETROVIĆ

Con el tiempo, el flujo de trabajo dentro de una organización generalmente se convierte en un reflejo de los rasgos individuales de personalidad de los empleados. Si los procedimientos corporativos se ajustan a las personas, la esencia de la empresa se pierde. Usando el Modelo de Liderazgo Dinámico (DLM) podemos detectar áreas problemáticas y transformarlas de una manera que sea beneficiosa tanto para la gerencia como para los empleados. El Modelo de Liderazgo Dinámico permite que el entorno de trabajo florezca, lo que también fomenta el crecimiento personal de los empleados. DLM no es solo una herramienta para implementar cambios de gran alcance. En primer lugar, es un modelo de comunicación dentro de una empresa que define claramente quién hace qué, quién es responsable de qué, quién comunica qué y con quién se transmite esa información. El modelo de Liderazgo Dinámico permite que la información sea manejable y establece un sistema de monitoreo donde cada individuo debe aceptar sus propias responsabilidades en el ámbito de su cargo. A los empleados se les enseña a expresar y entender la información claramente a través del Liderazgo Dinámico Modelo.

El Liderazgo Dinámico Modelo no se puede transferir simplemente de una organización a otra; siempre debe configurarse individualmente para cada empresa u organización. El modelo dinámico de comunicación alcanza su fase madura cuando se ha convertido en el aspecto dominante del flujo de trabajo de una organización. Este es el punto crucial cuando todos los cambios predeterminados se implementan en la organización, cuando el flujo de información y los procedimientos son transparentes. Es solo en este punto cuando podemos decir que la empresa está funcionando como un todo, de acuerdo con el Modelo de Liderazgo Dinámico.

El Modelo de Liderazgo Dinámico se puede usar durante tiempos turbulentos, en esas situaciones en que nos decimos a nosotros mismos que la única constante es el cambio. También es efectivo durante períodos de estabilidad si uno desea seguir un camino de cambio, y consecuentemente el camino del progreso, en su vida personal y / o comercial. En el entorno empresarial, las actividades son como flujo laminar o aerodinámico, el movimiento es fluido y fluido, sin interrupciones; la vida personal, por otro lado, se asemeja al flujo turbulento, las corrientes se mueven con el tiempo y pueden formar remolinos. Y aunque sería óptimo para nuestra vida personal y comercial fluir de manera sincronizada, el flujo laminar y turbulento, de acuerdo con las leyes de la física, no puede unirse en una sola corriente porque tarde o temprano el flujo laminar se vuelve turbulento. Las relaciones se desarrollan y crecen a través de la comunicación, si no hay comunicación o si la comunicación no está clara, se producen problemas. Si seguimos actuando por reglas laminar dentro de un proceso dinámico, se produce el caos completo. Por lo tanto, debe ocurrir una transición suave de un sistema de trabajo a otro.

PHOTO: PIXABAY.COM

Desarrollé el Modelo de Liderazgo Dinámico como una ayuda para que las empresas y organizaciones introduzcan dichos cambios en el sistema de trabajo discretamente, después de varios años de experiencia asesorando a gerentes de nivel medio y superior comprendí las leyes de la física y los métodos científicos de gestión de flujos de trabajo, de información y empleados. La forma tradicional de transición de un sistema de trabajo a otro utilizando métodos ya establecidos generalmente crea un shock que, por definición, genera interrupción en el proceso de trabajo. Al utilizar el Modelo de Liderazgo Dinámico, presentamos los cambios de una manera aceptable tanto para la gerencia como para los empleados. Si queremos fomentar las cualidades positivas de los empleados, evitar el estrés y, al mismo tiempo, fomentar su potencial, debemos proporcionar una transición suave que a su vez también beneficie a la empresa. Esta transición, que funciona de manera muy natural, se implementa a través de siete pasos que permiten al cliente experimentar una transformación personal, en la que se eliminan de manera simple y suave varias frustraciones, patrones de comportamiento profundamente arraigados, formas de pensar, y posibles traumas infantiles.

La transformación personal conocida como el Método de Transformación Personal de Sirius comienza con la figura principal de la empresa (el cliente) y luego, si se considera necesario, continúa la transformación en los niveles inferiores de la jerarquía de la empresa. Pero es imperativo comenzar siempre en la cima, con la persona más importante de la compañía. Cada director predica con el ejemplo y es la única persona que influye decisivamente en la empresa. La transformación personal es seguida por una de negocios, la Transformación empresarial Sirius, que también atraviesa siete fases. La transformación comercial comienza después de que se completa la primera fase de la transformación personal, al mismo tiempo que la segunda fase. Al evaluar el estado actual de las operaciones de la compañía, podemos evaluar si la transformación personal del presidente de la junta o el director sería suficiente para lograr la transformación deseada o si también se requiere una transformación comercial. Por supuesto, si todo funciona sin problemas y si los problemas personales del director aún no han “tenido éxito” para influir en las circunstancias dentro de la empresa, entonces recomendamos solamente la Transformación Personal de Sirius. Dado que tenemos una experiencia considerable en la evaluación de esto, eso se puede determinar después de las primeras conversaciones. El Modelo de Liderazgo Dinámico nos ayuda a evitar la mayoría de los problemas en la empresa que surgen de los rasgos de personalidad de los empleados o socios comerciales y de los cambios cotidianos en el mercado.

“El liderazgo dinámico trae cambios a una organización de manera beneficiosa tanto para la gerencia como para los empleados”.

El Modelo de Liderazgo Dinámico establece estructuras organizacionales, legales y de recursos humanos que pueden ajustarse fácilmente a las situaciones actuales del mercado. Dado que vivimos en un entorno extremadamente cambiante, estas dinámicas deben tenerse en cuenta al administrar estratégicamente los flujos de trabajo de las empresas. Un análisis independiente de las operaciones comerciales actuales dentro de la compañía nos da una idea clara de la eficacia y la eficiencia en el trabajo y es un paso importante hacia la creación de nuevos conceptos organizacionales, ya que nos permite detectar oportunamente:

  • Situaciones críticas que son mucho más manejables en sus fases iniciales
  • Posibilidades de crecimiento organizacional
  • Potencial relacionado con la personalidad de los empleados
  • Nuevos desafíos y oportunidades para el desarrollo y el crecimiento

Basados en este análisis, podemos:

  • establecer prioridades claras y metas realistas
  • distribuir por igual las tareas y responsabilidades de los empleados
  • simplificar y optimizar el flujo de trabajo y la comunicación
  • establecer una posición financiera estable y racionalizar las operaciones comerciales

 

La comunicación es la esencia del Liderazgo Dinámico Modelo. El DLM ha demostrado ser un modelo de comunicación extremadamente eficiente para los directores o presidentes de juntas directivas y sus empleados en las empresas, así como para los gerentes de la administración municipal y los servidores públicos. Se ha demostrado que es efectivo entre los empleados provenientes de diferentes entornos de trabajo, grupos de edad y campos de especialización, y es apropiado para grupos de empleados que tienen diferentes métodos de trabajo, antecedentes familiares, niveles variables de inteligencia emocional o personalidades radicalmente diferentes.

También es adecuado para diferentes entornos culturales, países y continentes. Como descubrirá en el libro que tiene en sus manos, nuestro trabajo no está limitado solo a Eslovenia, de donde provenimos. Hemos introducido con éxito nuestro método en varias empresas británicas, así como en Suiza y Alemania. Nuestro método es conocido en los Estados Unidos, los Emiratos Árabes y Sudáfrica.

Nuestros consultores toman el rol de ‘Regulador de la información’ en este proceso, compaginando, traduciendo y transmitiendo información de manera efectiva durante el proceso de transformación. Nuestro papel es establecer relaciones en las que las directrices relativas a la transferencia de información estén claramente definidas, sean comprensibles y beneficien a todos los participantes.

El objetivo es:

  • definir claramente las responsabilidades de los empleados
  • fomentar una forma de pensar y comportarse centrada en el negocio
  • comprender procedimientos y flujos de trabajo
  • racionalizar y optimizar procedimientos y flujos de trabajo
  • evaluar a los empleados (lo que desean comunicar)
  • aprender a salir de un problema para hacer posible una solución
  • establecer una forma de trabajo centrada en el proyecto

 

“Los patrones de comportamiento y las formas de pensar no pueden modificarse de la noche a la mañana”.

PHOTO: PIXABAY.COM